ASOCIACION DEL PERSONAL DEL INSTITUTO NACIONAL DE TECNOLOGIA AGROPECUARIA

El Mundo del Trabajo

  • 31-05-2005

    Agronegocios. Los yuyos de la abuela

    El caso de La Agrícola Regional de Crespo, Entre Ríos, Argentina

    Minifundios rentables gracias al perejil, la menta y la albahaca

    Con el auge de los chefs y la cocina de autor, las hierbas aromáticas, medicinales y condimentarias están recuperando su antiguo esplendor. Y eso se nota en las principales provincias productoras de la Argentina. Entre Ríos, ámbito ideal para estos cultivos por su suelo y su clima, es una de ellas.

    Por aquellos lares, es bien sabido que para las pequeñas empresas que se dedican a esta producción alternativa, en especial aquellas que son emprendimientos de características familiares, la soledad y el aislamiento no son un buen negocio. En estos casos, el ser parte de una cooperativa y accionar en conjunto es muchas veces la gran solución.

    Al menos, ésto fue lo que ocurrió con los cerca de 4.000 asociados que sostienen a La Agrícola Regional Cooperativa Limitada Agropecuaria, de Consumo y de Servicios de Crespo, a 40 kilómetros de Paraná, en Entre Ríos.


    Chicos, pero no tanto

    Los socios minifundistas de la cooperativa, tienen 20 hectáreas de aromáticas en producción, pero el plan de expansión en el que están trabajando los llevará a las 40 hectáreas en el corto plazo. Producen perejil y, en menor cantidad, menta, orégano, melisa y albahaca. Todo esto para deshidratado.

    El volumen de producción ronda las 50 toneladas de producto deshidratado al año. Pero van por más: apuntan a procesar 100 toneladas anuales.

    "Haciendo un promedio de rendimientos por especie y precios, estamos logrando rindes de 2.000 kilos de hoja seca por hectárea al año. A un precio promedio de 3 pesos el kilo que llega al productor, se genera un ingreso bruto de 6.000 pesos anuales por hectárea. La mano de obra corresponde a los mismos productores y a su familia, este es un factor importante para que sus números cierren", comentó a Clarín Rural la Ing. Agr. Alicia Müller, profesional contratada por esta cooperativa, que en abril cumplió 95 años.

    El proyecto de aromáticas comenzó hace casi 15 años, con parcelas de experimentación y adaptación, y hace 5 años se largó el cultivo a escala, luego de las inversiones que realizara la cooperativa en un secadero estático y un despalillador industrial.

    El producto obtenido cumplía con los niveles microbiológicos según Normas de Farmacopea Europea. "Esto, sumado a la calidad organoléptica (color, sabor y aroma óptimos) nos permitió acceder a mercados exigentes, sin problemas para colocar la producción y comenzando a establecer convenios exclusivos de abastecimiento a distintas firmas del mercado interno", comentó.

    El proyecto está dirigido a asociados minifundistas, con mano de obra familiar ociosa, que han quedado fuera del sistema de producción tradicional, como por ejemplo tambos, pollos, trigo-soja.

    Los objetivos de la cooperativa son apoyar a estos pequeños asociados a quedarse en el campo, evitando el éxodo rural, y proporcionarles una alternativa rentable para hacer rendir sus explotaciones y vivir de ellas.


    Bajo control

    "Controlamos el producto desde el campo a la góndola; desde el cultivo, pasando por el secado, el despalillado y el embolsado que luego es separado para el mercado a granel y fraccionado con marca propia. Tenemos 5 productos en góndola en este momento: menta, perejil, provenzal, orégano y coriandro, en sobres de 25 gramos", destacó Müller.

    La idea de fraccionar sus aromáticas surgió con el fin de incorporar valor agregado a la producción propia. Haciendo el fraccionamiento y vendiendo en el supermercado, se logra un mejor precio al productor y también al consumidor.

    "En los cultivos que estamos trabajando, es importante contar con un terreno que tenga una pendiente suave, que no perma nezca con agua estancada en un período lluvioso, que sea fértil y cuente con agua para riego. La idea es manejar los factores tecnológicos para minimizar los riesgos productivos dependientes del clima. Si bien esto aumenta los costos, es importante dado que no hay seguros que cubran los riesgos climáticos, porque se trata de pequeñas superficies con alto valor del producto cosechado", afirmó.

    Hoy cuentan con un secadero continuo, que les permitió multiplicar la capacidad de secado, algo que era un cuello de botella en una zona húmeda como en la que están desarrollando la actividad.

    Los cultivos se realizan a campo, con mecanización en la parte de siembra, pulverizaciones y cosecha, con maquinaria que posee el productor. El producto verde es llevado hasta la planta de secado, allí se lo deshidrata, despalilla y embolsa en los packaging que exige cada comprador. Una parte de la producción va a fraccionado con marca propia (LAR) y es distribuido a nivel provincial.

    En sus orígenes, el emprendimiento fue financiado por la cooperativa, destinando excedentes de los más de 25 rubros productivos, de consumo y de servicios que maneja la entidad.

    Las normas de calidad tampoco están exentas del emprendimiento. "Corresponden a los niveles microbiológicos establecidos por Normas de Farmacopea Europea para este tipo de productos. Por su parte, los productores trabajan con Buenas Prácticas Agrícolas, y en la planta de procesamiento, se aplican Buenas Prácticas de Manufactura. Tanto el personal como los productores se capacitan para poder lograr la mejor calidad. Además, si bien los cultivos no son orgánicos, se cuidan las dosis y los tiempos de carencia correspondientes a los agroquímicos que se usan", destacó.

    Por el momento, han realizado convenios de abastecimiento con empresas mayoristas a nivel nacional. En cuanto a los precios, dependen de la oferta y la demanda de cada especie en las distintas épocas del año y de la calidad obtenida en cada lote.


    Beneficios

    "La ventaja de trabajar en conjunto nos permite asumir compromisos de entrega con calidad, cantidad y continuidad, parámetros fundamentales para las empresas serias, que han llegado a sustituir importaciones con nuestros productos. Aún no hemos exportado por cuenta propia pero está planteado como un objetivo a mediano plazo", afirmó Müller.

    "Nuestra mayor satisfacción es hoy ver las familias arraigadas nuevamente en su lugar de origen, trabajando y recibiendo una renta digna para su sustento y progreso. La cooperativa ha perseguido un fin social con este emprendimiento y realmente lo ha logrado", concluyó orgullosa.

    Liliana Cobelo para Clarín

     

1 2 3 4 ... 8
APINTA
Personería Gremial N° 1191 Malabia 2157 - CP: 1425 Telfax: (011) 4831-7123 4832-2277 Adherida a la CGT
Copyright © APINTA 2002 - 2024 - Todos los derechos reservados.
OSMOSIS